jueves, 8 de abril de 2010

Piensa en alguna ocasión en la que tu reacción ante una mala noticia terminó resultando peor aún que la mala noticia en sí misma. Ahora piensa que si tienes la capacidad de empeorar algo según cómo reaccionas, también deberías tener la capacidad de mejorarlo.
Mira atrás en dirección a los sucesos de tu vida, y verás qué importante ha sido el rol que han jugado las respuestas que has dado. Ciertamente cualquier cosa que te suceda tiene una influencia, pero lo que tú hagas al respecto generalmente tiene una influencia aún mayor.

Han sido tus respuestas, no los hechos que les han precedido, las que te han llevado hasta donde te encuentras ahora. Y no importa lo que pueda aparecer en tu camino, tienes la capacidad de responder de cualquier manera que decidas. Así que podrás culpar a la debilidad de la economía por tu mala fortuna, o podrás encontrar en ella una oportunidad para crear nuevo valor. Puedes maldecir el mal tiempo, o puedes aprovecharlo. Puedes quejarte porque quienes te rodean no te comprenden, o puedes intentar fortalecer tu propia comprensión. Puedes dejarte tironear por los hechos aleatorios que te suceden, o puedes enfocarlos, todos ellos, en pos de tus más preciados sueños.

¿Cómo responderás a los hechos con los que te enfrente la vida durante este día?

Sea lo que fuere que decidas, ten presente que podría estar marcando toda la diferencia del mundo.

1 comentario:

Dante L Castañeda Cid dijo...

usted escucho a Leonardo Stemberg joven??? XD "no se si me explico"